,

Aperitivo Creativo: Customer Experience

Alberto Córdoba nos visitó el pasado viernes 14 de junio, dándonos un importante consejo sobre la difusión de contenido en una empresa. Córdoba ha sido un ferviente escritor toda la vida y apasionado del audiovisual. Tanto que llegó a presentar su propia película, Cecilia y Juan, en el Festival de Cine de Málaga, junto a nuestro CEO, Roger Casas-Alatriste. Otra de sus devociones es la experiencia del usuario, siendo socio fundador de la consultora Lukkap.

La conferencia empezó con dos preguntas; ¿Qué película nos recuerda la situación actual del mundo? ¿Y el mundo laboral? Después de un pequeño debate, nos acabó mostrando una escena de El Cuarto Mandamiento, película de Orson Wells de 1942.

Ocurre que en Lukkap, en sus inicios, toda la presión por captar clientes residía en los socios y vendedores. Observando que las relaciones personales ayudan a las ventas, añadieron a una empleada encargada del marketing de la empresa, la cual decidió que la mejor forma de llegar al público era que todos debían comunicar, todos debían crear contenido, todos debían producir y todos debían difundir.

Poco a poco esta idea fue cambiando la visión y los objetivos de la consultora. A día de hoy,  hay 4 personas en el departamento de Marketing, 1 encargada de la Comunicación, 2 creando contenido audiovisual y otra optimizando la web y encargándose del posicionamiento SEO.

Pero Alberto nos insistió: el éxito radica en que la práctica totalidad de las 44 personas que componen Lukkap difunden en Redes Sociales, aumentando sus proyectos a una media de 6 a la semana. Los embajadores de la marca (en este caso voluntarios) deben generar contenido que les gusta, contenido sobre el que tienen conocimiento, logrando especializarse aún más con cada artículo y con cada publicación. La marca de la empresa gana visibilidad y buena reputación, pero, además, cada uno de los trabajadores de también se beneficia, erigiéndose en experto y obteniendo prestigio individual por esta actividad.

El aprendizaje principal es que es beneficioso instaurar en la infraestructura de cada empresa una cultura de difusión, en la que propaguemos aquello que nos enorgullece. Y así, estar comprometidos con nuestro lugar de trabajo.

“Esta idea podéis utilizarla o podéis tirarla por la ventana, eso ya es decisión vuestra: pero os digo que funciona”.

Indudablemente nos dejó pensando y con ganas de ser nuestros propios embajadores. A partir de ahora, seguramente nos veáis mucho más.

Si queréis averiguar qué más nos han enseñado en nuestros Aperitivos Creativos, os invitamos a echar un vistazo al post de la semana anterior; Realidades Entrecruzadas y Nuevas Tecnologías.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *