,

Contenido everywhere: nuevos espacios para el entretenimiento

coches autónomos

Cómo la tecnología puede crear nuevos espacios para el consumo de contenidos de entretenimiento.

El futuro de los coches autónomos está más cerca de lo que parece. La carrera por conseguir el nivel más alto de autonomía comenzó hace años y en ella participan empresas de todo tipo: desde grandes imperios tecnológicos como Apple o Google (con su división Waymo), hasta pequeñas start-ups. Desde los más importantes fabricantes de coches, como Tesla, Volvo, Volkswagen o Mercedes Benz, hasta licencias VTC como Uber.

¿Por qué este avance tecnológico puede influir en el consumo de contenidos de entretenimiento y El Cañonazo lo analiza?

Aunque todavía hay cierto escepticismo sobre si la tecnología pueda sustituir completamente al ser humano, ya hay fabricantes que tienen previsto empezar la producción de coches sin volante ni pedales en 2019. Y en un futuro cercano donde no tengamos que estar pendientes de la carretera, ¿en qué vamos a invertir el tiempo cuando estemos en el coche? Lo más probable será que tengamos más tiempo para consumir entretenimiento.

Explotar el espacio como una pantalla más

En este futuro donde los coches conducen solos no sólo será importante el tiempo extra, sino el tipo de contenidos que consumiremos y dónde los consumiremos. El entretenimiento en coches autónomos se enfrentará a su primer desafío: hacer que los pasajeros consuman contenidos en el coche y no desde sus smartphones. La clave estará en ofrecer contenidos que sólo se puedan consumir en el coche y explotar el espacio como una o varias pantallas más. Por ejemplo, Ted Schilowitz de Paramount Pictures asegura que los coches podrían ofrecer una “oferta más sofisticada de películas, televisión y juegos, así como plataformas emergentes como la realidad virtual o aumentada.”

Ford y LG tienen patentados varios modelos de pantallas para coches e incluso algunas compañías ya han firmado acuerdos para producir contenidos de realidad virtual o aumentada para coches autónomos (Intel con Warner Bros y Ubisoft con Renault). El futuro del entretenimiento apunta a parecerse a la experiencia VR in-car que Dreamworks creó para Honda, sólo que la próxima vez todos los ocupantes del vehículo podrán disfrutarla.

 

Solución a los problemas de conectividad

Una ventaja de los smartphones es que desde ellos puedes acceder a todos los contenidos que quieras sin tener problemas de conectividad. Los fabricantes llevan años ofreciendo coches con red WiFi a través de una tarjeta SIM con conexión 4G, pero para los coches del futuro el 4G no será suficiente. La red 5G es esencial para el funcionamiento de los coches autónomos, ya que necesitan alta velocidad y gran ancho de banda para almacenar y transmitir las grandes cantidades de datos que van a generar. Y a eso hay que sumarle el espacio y velocidad necesarias para prestar un buen servicio de entretenimiento a bordo. Tal es la importancia de esta tecnología que una de las razones por las que AT&T compró Time Warner es para ser más competitivos en el futuro de los coches inteligentes y autónomos cuando llegue el 5G.

Otra tecnología clave para que el contenido llegue a los coches es el ATSC 3.0, el nuevo estándar de transmisión e interpretación de ondas para televisión. Este nuevo estándar permite más calidad de imagen y sonido, y se podrá ver la televisión en el móvil, en tabletas y en automóviles, permitiendo además que la publicidad se pueda segmentar.

Entretenimiento en coches no autónomos

No hace falta un coche autónomo para consumir contenidos en un coche. El audio ha sido el protagonista del entretenimiento en carretera desde que en los años 20 se instalaran las primeras radios en coches. La radio, la música, y cada vez más los audiolibros y los podcasts son formatos que entretienen al conductor sin necesidad de que despegue los ojos de la carretera. Además, hoy en día hay muchas más opciones de audio-entretenimiento y muchas maneras de acceder a él desde un coche. Algunas de los últimos estándares son AndroidAuto y CarPlay para controlar tu móvil desde el coche o Echo Auto de Amazon que permitirá conectar Alexa a los vehículos.

Pero no somos siempre nosotros los que conducimos. El taxi de toda la vida, las VTC y el “car-sharing” también ofrecen un tiempo extra a sus usuarios para consumir contenido. ¿Por qué Uber no tiene su propio canal de distribución de contenidos disponible en su flota de vehículos igual que lo tienen las aerolíneas? Puede que uno de los obstáculos para que esto sea posible sea la ya mencionada conectividad unida con el tipo de contenidos que podrían ofrecer: un viaje en Uber o en taxi no es suficiente para ver una película, pero tal vez sí para ver un capítulo de una serie u otro tipo de contenidos cortos.

Ejemplos de que es posible lo encontramos en India, uno de los países más caóticos a la hora de conducir y donde se pierde mucho tiempo en atascos. Ola, el competidor de Uber, supo aprovechar esta situación para desarrollar el sistema de entretenimiento OlaPlay. Ante su éxito, Uber anunció que desarrollaría su propio sistema. ¿Sería viable llevarlo a otros países o ciudades?

Se rumorea que en pocos meses Waymo lanzará la primera flota de “robo-taxis” con coches autónomos en Estados Unidos. ¿Vendrán acompañadas de un nuevo modo de consumir entretenimiento?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *