,

Consejos para que tus localizaciones ayuden a comunicar tu serie o película

Tus localizaciones importan, no sólo porque has de conseguir los lugares que aporten de forma estética a tu historia, si no por la importancia que puedan tener para que quienes entren en contacto con tu producción expandan su experiencia al acudir o saber más de la propia localización. Tus localizaciones le importan a tus fans.

Si el gobierno se está planteando un plan de apoyo al turismo de localizaciones, es que algo serio está pasando. El razonamiento es sencillo: el Alcázar de Sevilla, atracción turística donde las haya, no había recibido tantas visitas en su historia desde que apareció como localización en Game of Thrones. Algo hay que hacer.

La visita a localizaciones de películas y series ha pasado de ser una tendencia curiosa a la alza, una frikada y se ha convertido en un reclamo constante, en artículos constantes en revistas, blogs y suplementos de viajes, en un requisito para los fans de una historia y para quienes están en vías de conseguir una base de fans.

Es un hecho que la gente no sólo viaja a un destino para conocer sitios emblemáticos generalistas, viajan al Londres de Harry Potter, al Paris de Amelie, al Medellín de Pablo Escobar, al Madrid de Almodóvar y la lista sigue allá donde vayamos.

Lo interesante es que quien capitaliza este interés suelen ser las oficinas de turismo de las ciudades, operadores turísticos privados, agrupaciones de fans, o incluso visitantes solitarios que van en busca, documentan y etiquetan localizaciones.

¿Y los productores del contenido? Muchos no se han dado cuenta que las localizaciones pueden convertirse en un vehículo promocional de sus historias e incluso una fuente alternativa de ingresos. ¿Quién puede saber más de la relación entre un lugar físico y una obra artística? Su productor, por supuesto.

¿Qué se puede hacer al respecto? Aquí algunos ejemplos:

  1. Búsqueda de financiación. El Crown Hotel de Amersham Inglaterra estuvo “fully booked” por al menos 3 años después de que apareció en Four Weddings and a Funeral, Miami registró un aumento de turismo alemán entre 1985 y 1988 gracias al éxito de Miami Vice en aquel país. Con datos de este tipo que aparecen en el artículo Promoting Destinations via Film Tourism: An Empirical Identification of Supporting Marketing Initiatives,
  2. Comunicar el rodaje en la localización. Tanto a nivel local, apelando al orgullo de los habitantes o gente cercana a la misma, como o a nivel general, con la intención de dar notoriedad y poner en el mapa un lugar tal vez desconocido. Incluso un casting de figuración es capitalizable como momento de comunicación.
  3. Geolocaliza los contenidos. Quien visite un sitio podrá entrar en contacto con la historia si en este hay información relacionada con el sitio. Cuenta más historias de las que son evidentes, enriquece la visita a la localización y da notoriedad para el contenido, como ejemplo, La Ruta de La Peste. Recuerda la regla del transmedia que “Si no lo haces tú, alguien más lo va a hacer”
  4. Organiza un evento recurrente en la localización. Cada 1 de septiembre los fans de Harry Potter se reúnen en la estación de King’s Cross de Londres para conmemorar la fecha del inicio de clases de Hogwarts. Aquí la relación no es sólo de un lugar muy específico sino de una fecha que es ya una cita recurrente para los fans, y fuente de eventos alternos y con una cobertura asegurada en medios. Promoción y negocio.
  5. Ensalza el espacio físico como inspirador de nuevas historias, localizaciones que se convierten en personajes, puede resultar en la generación de historias a partir de tu historia, un epígono de toda la vida. Es decir, que igual que los fans de Hemingway acuden a los bares a los que él iba para ver si ahí se encuentran historias, mística o inspiración, de la misma manera, una localización atraerá a creadores que quieran utilizar el territorio o un espacio como recurso narrativo. Es un círculo virtuoso de creatividad, como en el caso de Sad Hill Unearthed, película que cuenta la historia del cementerio de Sad Hill, localización de The Good, The Bad & The Ugly.
  6. Construye un muro alrededor de la localización, especialmente si se trata de tu casa y los fans de Breaking Bad tienen la costumbre de lanzar pizzas sobre el techo de la misma.

En conclusión, las localizaciones son mucho más que un elemento estético, son un potencial reclamo y oportunidad de comunicar, enganchar y atraer gente al universo de tu historia, cuando son tomados en cuenta como activos promocionales, narrativos y financieros de una obra audiovisual.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *