El sueño de Buñuel

Luis Buñuel tenía un sueño surrealista. Quería abrir un bar en Nueva York en el que las copas costasen un dineral. El precio sería tan desorbitado que cuando un cliente llegase a gastar 1.000 dólares, el bar pegaría un cañonazo hacia el cielo de Manhattan. Ese sonido sería la señal de que alguien acababa de gastar esa descabellada cifra para echar unos tragos. El Bar se llamaría El Cañonazo. Nunca abrió sus puertas.

Mar Abad, Yorokobu

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *