Freddie Wong, superestrella transmedia

A estas alturas habrás escuchado el nombre Freddie Wong unas cuantas veces. ¿No? Entonces estás fuera, tío. No, en serio. Freddie es un Youtuber. El sexto en suscriptores a nivel mundial: 3.6 millones. En poco más de dos años, él y su socio Brandon Laatsch se han convertido en superestrellas transmediáticas, limitándose a hacer lo que más les gusta.

Hace un par de meses completaron la primera temporada de su webserie Video Game High School. 24 millones de reproducciones avalan el éxito de su propuesta. Pero, ¿cómo estos dos jóvenes nerds han llegado a convertirse en líderes del mayor portal de reproducción de vídeos en el mundo? Vayamos al principio.

Los inicios de Freddie (2006 – 2009)

Desde 2006, Freddie Wong tenía un canal en Youtube. Un espacio sin demasiadas pretensiones dedicado a sus tonterías: videos jugando a Guitar Hero o microsecuencias de acción con efectos especiales muy básicos. Son muchos en el mundo entero los que suben vídeos a Youtube mostrando su manejo de la guitarra de botones de la PlayStation pero Freddie logra hacerse un nombre en la comunidad. En 2007 gana un concurso de Guitar Hero 2 en la World Video Game Series de Dallas.

Las visitas a su canal se cuentan por miles pero Youtube se resiste a hacerle Partner. Los derechos de autor de la música que toca son una traba. Freddiew deberá reinventarse.

Reinventándose (2010)

Tras eliminar la mayoría de contenidos con música prohibida, comienza la búsqueda de una nueva fórmula.  Su comunidad de seguidores es grande pero desde que no puede subir vídeos jugando a Guitar Hero su trabajo no tiene continuidad. Pronto descubre las posibilidades de los efectos especiales para hacer vídeos que se rien del metalenguaje de los videojuegos y el cine.

El éxito es casi inmediato. En marzo de 2010 Youtube acepta su solicitud de Partner por lo que puede empezar a participar de los beneficios que genera la publicidad en sus vídeos. La viralidad de su trabajo es incuestionable y los ingresos que generan las reproducciones le permiten dedicarse a tiempo completo a crear nuevos contenidos para el canal.

Desde mayo de 2010 cada vídeo es acompañado de un making of en el que explica como se realizaron sus principales efectos. Estos vídeos nacen con vocación didáctica y la gente los utiliza como auténticos tutoriales. Entorno a su figura se levanta una inmensa comunidad de jóvenes amantes de los videojuegos y el cine, con los que conecta gracias a su humor y frescura. Desde entonces estrena una producción cada 10-15 días. La perfecta combinación de constancia y calidad multiplican exponencialmente su comunidad de seguidores.

La consolidación (2011)

En 2011, Hollywood y la industria del videojuego se interesa por su trabajo y le contratan para una campaña en TV del videojuego Battlefield y un viral de la película Cowboys and Aliens con su director Jon Favreau. Actores como Eliza Dushku, Kevin Pollack o el malogrado Andy Whitfield colaboran en sus vídeos.

Y así llegamos a septiembre de ese mismo año, cuando Wong y Laatsch anuncian Video Game High School. Dicen llevar seis meses trabajando en el proyecto y adjuntan una campaña de crowdfunding cuyo ambicioso objetivo son 75,000 dólares.

La campaña se anunció el 21 de septiembre. En menos de 24 horas alcanzaron el objetivo de 75.000 dólares y 30 días después se clausuró con un espectacular balance de 275.000 dólares de 5661 donantes.

El éxito de Video Game High School (2012)

El rodaje comenzó el 25 de octubre y terminó a finales de noviembre. La postproducción se alargó durante unos tres meses. El trailer se lanzó el 11 de mayo de 2012, el mismo día que el primer capítulo se publicó en primicia en rocketjump.com

Una curiosa e inédita forma de generar y satisfacer una necesidad al mismo tiempo. Pero, ¿por qué publicar los contenidos durante una semana en primicia antes de lanzarse a Youtube? El site Rocket Jump tiene su propia publicidad, tienda online, podcasts y un manifiesto a favor de las webseries de calidad: “Queremos hacer webseries mejores que los programas de TV o las películas que ves en los cines.” “Las webseries no molan. La gente piensa que por tratarse de internet pueden escatimar en cosas tan elementales como la rescritura de guión, el diseño de producción o los actores. En definitiva no se toman el medio en serio ” “Por primera vez Internet nos permite a nosotros los creadores servir a la audiencia directamente. Sin cadenas, cines, estudios o alguna otro clase de intermediario”. “Incluiremos making of de los episodios y queremos decir auténticos making of del proceso de creación de nuestros vídeos. Queremos que participes de la creación.”

Desde el 17 de mayo y durante 9 semanas se publicó un episodio cada viernes en Youtube. A día de hoy la primera temporada suma 23,517 M de visitas solo en Youtube. Una cifra que bien podría duplicarse si tenemos en cuenta las cifras del estreno en primicia de los episodios en RocketJump.

Los dos canales de Freddie Wong y Brandon Laatsch en Youtube acumulan hoy 826 M de reproducciones. Y no han hecho más que empezar.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *