,

Juegos en vivo: Experiencias ARG, del Real Game a las Realidades Alternativas

Tras nuestra introducción al fenómeno de los juegos en vivo, ha llegado la hora de profundizar en cada uno de ellos. En este post te pondremos al día sobre los eventos de realidad alternativa: los ARG o Real Games, fenómenos cada vez más relevantes, y no solo en el ámbito del entretenimiento.

¿Cuál es la esencia de un ARG?

Los Alternative Reallity Games o Real Games son juegos basados en experiencias inmersivas que utilizan el mundo real como escenario. En ellos, los jugadores se convierten en los protagonistas de una historia en la que tendrán que resolver una serie de desafíos lúdicos, que pueden ir desde pruebas físicas a pruebas intelectuales. Además, estas partidas también pueden contar con vestuario, atrezo o escenas programadas con actores.

Como en todos los juegos en vivo, la clave reside en que los jugadores viven el conflicto ludonarrativo en primera persona. Sin embargo, a diferencia de los juegos de rol, aquí los participantes continúan siendo “ellos mismos” durante la mayor parte de las aventuras. Es decir, los jugadores de un ARG no asumen la interpretación de un personaje concreto durante la experiencia (y si lo hacen, esto suele ser mucho más secundario y superficial).

En resumen, un ARG no suele ofrecer unas posibilidades narrativas tan desarrolladas como un juego de rol tradicional. Aunque pueden contar con distintas tramas y personajes, en este caso el resultado de la experiencia suele estar prefijado de antemano por la organización. Además, sus posibilidades suelen reducirse únicamente al éxito o fracaso de los jugadores, que generalmente cuentan con una motivación competitiva, algo completamente distinto al espíritu interpretativo y dramático del juego de rol.

También es necesario marcar sus diferencias respecto al clásico origen de los juegos en vivo: las gymkhanas. Este tipo de experiencias son mucho menos inmersivas que un ARG y están completamente centradas en el desarrollo de pruebas y acertijos. Algunas de ellas ni siquiera cuentan con historia, tramas o personajes, por lo que a veces las pruebas se desarrollan de forma secuencial y sin ningún tipo de eje conductor narrativo. Sin embargo, al igual que sí ocurre en los Real Games, estas pruebas suelen superarse en equipos y a modo de competición entre ellos, lo que generalmente está relacionado con mecánicas deportivas.

Podríamos decir que un Real Game se sitúa en una línea muy cercana a un Escape Room, aunque generalmente con un número mucho mayor de jugadores y con otro tipo de mecánicas lúdicas que van más allá de los acertijos y enigmas. Además, en un ARG no tenemos que escapar de un sitio concreto, sino que nos encontramos con un espacio de juego mucho más amplio, que también influye en una mayor duración del evento. A pesar de todo, estas fronteras son cada vez más difusas, especialmente con la llegada de nuevos conceptos como el de los Escape Rooms portátiles, juegos de escape que ya no dependen de un entorno concreto, sino que pueden realizarse en cualquier lugar.

Aunque también pueden tener algunas similitudes con determinadas experiencias de realidad virtual, sus diferencias son más que evidentes. Un Real Game no tiene esa dependencia tecnológica, ya que su escenario está en un espacio real y tangible, no virtual. En este sentido, un ARG incluye un componente mucho más social, ya que el juego supone una experiencia compartida de forma directa. Por otro lado, la ausencia de tecnología hace que sea necesario utilizar atrezo y localizaciones adecuadas para fomentar esta inmersión. A pesar de todo, en algunos ARG también se utilizan dispositivos digitales, como complemento de la propia organización del juego o para introducir nuevas mecánicas, pero nunca como elemento protagonista.

El evento estrella: La supervivencia

En España, los eventos de ARG más populares también son los de supervivencia, generalmente asociados a la temática zombi. De forma similar a Human vs. Zombies, los supervivientes de estos eventos deben superar una serie de pruebas para llegar al final del juego, mientras que los zombis intentarán infectarlos para conseguir que se unan a su bando. La diferencia es que, en este caso, la partida se desarrolla en un lugar concreto y con un tiempo de juego limitado. Gracias a esta preparación previa, las pruebas de los supervivientes suelen estar más desarrolladas, mientras que a los zombis y actores se les proporciona el atrezo necesario para hacer más inmersiva la experiencia.

Generalmente estos desafíos se juegan en equipos, que podrán alcanzar la victoria si consiguen realizar todas las pruebas en el menor tiempo posible y sin ser eliminados. Cuando un superviviente es tocado por un zombi, el superviviente debe abandonar el juego o pasar por los maquilladores para continuar la experiencia como infectado. Sin embargo, algunas organizaciones permiten que los jugadores recuperen vidas para poder seguir jugando, mediante pruebas o previo pago. En estos casos, los ganadores serán aquellos que menos vidas hayan perdido y que mayor número de pruebas hayan realizado en menos tiempo.

Según el tipo de evento, los zombis no suelen poder correr y tienen inteligencia limitada, por lo que no tienen permitido realizar emboscadas o estrategias complejas. En algunas partidas también existen zombis especiales −generalmente llamados zeta o killers−, capaces de correr y con mayor inteligencia. A veces incluso existen otros tipos de zombis que afectan a distintas mecánicas del juego, como las criaturas ciegas o sordas. Esto se vuelve muy interesante si tenemos en cuenta que los supervivientes tienen la posibilidad de distraer a los zombis mediante estrategias de luz o sonido, al más puro estilo The Walking Dead.

Al mismo tiempo, los organizadores también pueden realizar escenas programadas que amplían el universo narrativo del juego. De esta forma, podemos llegar a encontrarnos con distintos grupos o facciones que pueden aliarse o enfrentarse a los participantes, como los propios equipos militares.

Son eventos muy dinámicos y asociados al deporte, debido a la gran cantidad de esfuerzo físico que los participantes deben realizar para superar las pruebas a tiempo y sin caer en las garras de sus enemigos. Para ello tendrán que recorrer grandes distancias, ya que a veces el escenario de juego está repartido por todo un pueblo en su totalidad. Para encontrar las pruebas por el escenario, los jugadores suelen contar con algún tipo de mapa, lo que hace imprescindible el desarrollo de nuestro sentido de la orientación.

Debido a las dimensiones del escenario, en una sola partida pueden participar desde cientos a miles de personas, con juegos de hasta más de ocho horas de duración. Por lo tanto, es muy importante calibrar cada uno de estos factores de cara a encontrar un equilibrio razonable de dificultad y esfuerzo, así como para evitar aglomeraciones en las pruebas, o que los jugadores se encuentren demasiado dispersos por el espacio de juego, lo que reduciría la inmersión.

Real games en el panorama español

Por lo general, los organizadores de Real Games cuentan con un catálogo que incluye distintos formatos de juegos por encargo, aunque ellos mismos también organizan sus propios eventos abiertos al público. En el ámbito español existen numerosas asociaciones dedicadas a la organización de estas partidas, pero también han surgido las primeras empresas dedicadas al sector, centradas tanto en el entretenimiento como en el team building, e incluso en el ámbito de la comunicación.

Una de las empresas más conocidas es World Real Games, creadora de Survival Zombie, una serie de ARG que incluye esta clásica mecánica entre supervivientes y zombis. En este caso, los organizadores conceden gran importancia a la puesta en escena, con elementos y colaboraciones de gran presupuesto: desde el uso de helicópteros reales hasta la colaboración de actores como Arnold Schwarzenegger. Al mismo tiempo, WRG también indaga en el mundo de los Escape Rooms y del cine inmersivo, como en la presentación de la última temporada de Juego de Tronos en Osuna (Sevilla).

El grupo Paranormal Adventure también realiza eventos de supervivencia, aunque con temáticas más centradas en otro tipo de seres sobrenaturales. Además, destacan por su innovación tecnológica, ya que cuentan con una aplicación móvil específica para sus eventos, que permite orientarse en el espacio de juego y conocer el tiempo de espera de cada una de las pruebas, de cara a evitar aglomeraciones. Por este motivo, algunos lo definen como Dual Game, ya que está basado tanto en el mundo real como en recursos virtuales.

En Barcelona nos encontramos con 123 Action, otra organización dedicada al desarrollo de Real Game de distintas temáticas: desde eventos históricos hasta homenajes a Parque Jurásico, desapariciones misteriosas o partidas de acción y espionaje.

Conclusiones

Además de entretener, los ARG también han sido utilizados como estrategias publicitarias por parte de empresas como Microsoft, McDonalds, Reebok, Valve, Vodafone o Blizzard. Juegos como I Love Bees sirvieron para promocionar el estreno del videojuego Halo 2, mientras que otros como Flynn Lives constituyeron una interesante expansión transmedia para distintas películas, en este caso, TRON: Legacy. El concepto de ARG incluso ha sido utilizado para la promoción de artistas, como Nine Inch Nails y Twenty One Pilots. Además, los Real Games también se están introduciendo en museos y universidades, como una manera de fomentar la participación de los visitantes y alumnos. 

En cuanto al formato, los ARG se encuentran en un punto intermedio entre la competitividad y la narrativa. Tienen un mundo de juego competitivo y más elaborado que una gymkhana o que algunos escape rooms más sencillos, pero no llegan a aportar un valor interpretativo y dramático tan elaborado como los juegos de rol. Evidentemente, esto tiene sus ventajas y sus inconvenientes: aunque algunos usuarios conceden más valor a estos aspectos de carácter teatral, un juego con una narrativa más sencilla y preestablecida requiere de una menor implicación por parte de sus participantes, lo que lo hace más accesible a cualquier tipo de público.

Sea como fuere, está claro que los ARG tienen un gran potencial, no solo en el sector del ocio, sino también en el de la comunicación, la publicidad y la educación. Pero, sobre todo, debemos estar atentos a las novedades tecnológicas que se van implementando en algunos de ellos, conceptos que podrían ser fundamentales en las estrategias digitales y creativas de un futuro que sin duda estará lleno de inmersión e interacción.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *