Tres tribús: Los “frikis”, los “artistas” y las marcas.

La semana pasada se presentaron en Madrid tres proyectos que tienen que ver con la creación de contenidos, su difusión a través de nuevos medios y la participación de marcas desde su gestación: el estreno de la webserie Are You App , producido por Movistar y protagonizado por varias caras famosas de la tele española; la presentación del tema Anticiclón, producido por Windows 8 y Samsung, compuesto e interpretado por Iván Ferreiro y Leiva; Y por último, el (Re)Lanzamiento de Muwom, discógráfica de Carlos Jean y Roberto Carreras.

Quien haya asistido a cualquiera de los tres eventos se habrá percatado de la interesante mezcla de tribus que se dió en los mismos: “artistas” que saben que deben pasar por el photocall antes de saludar a la concurrencia, los “frikis” ex-bloggers reconvertidos en influencers o en socialmediamanagers, que tienen la habilidad de tuitear y probar canapés sin soltar la copa de vino, y los ejecutivos de las agencias o departamentos de marketing, inconfundibles por más que escondan la corbata y se enfunden en sus viejas Converse.

Todas ellas, tribus endogámicas por excelencia, con sus códigos y jerarquías definidas y respetadas y que por lo que se vió en dichos eventos están destinadas a entenderse más temprano que tarde, gracias a que la ecuación de la generación de contenidos de calidad (por parte de los artistas), con su difusión en canales digitales (territorio friki) y con el auspicio de las marcas (que tienen la necesidad de comunicar, pero sobre todo el prespuesto) es algo que se dará cada vez más, y esperemos de forma más natural.

Y es que esta la “necesidad de hacer” es naturalmente humana, que en estos tiempos que la palabra “crisis” paraliza a casi todo el mundo. No queda otra mas que salir de lo habitual. Y trabajar a destajo.

Eso y que las marcas -te hagas el artista o no, seas verdaderamente influyente (o relevante, gracias a Ruth Vilar por la precisión) siempre van a estar ahi. Por suerte ahora no te hacen poner una camiseta, solo te piden que uses su tablet.

Mas allá de éste frívolo análisis, comentarmos éstos casos en Plano Martini, tu blog favorito.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *