,

De por qué una marca necesita contar historias

¿Necesita una marca contar historias? En la mayoría de los casos, sí, porque en los medios digitales (y por ende on-demand) es preciso destacar por el interés de lo que se cuenta, atraer a esa persona con la que nos queremos comunicar, contar esa historia que quiere escuchar, esa película que quiere ver, esa revista que quiere hojear y dejar de ser un estorbo.

 

Soy una marca y no sé como hacer contenidos

El primer problema que se plantea es que -con algunas excepciones- las marcas, desde que son marcas, se han dedicado a hacer publicidad. Es decir, a alquilar espacios a medios con audiencias a las que interrumpir con sus anuncios.

Esta deformación profesional, educativa y sectorial hace que el cambio de mentalidad de una marca de ser interruptora a ser narradora tenga que ser gradual. Por encontrar un símil amable,  es como convencer a alguien que lleva años perfeccionando el arte de gritar, de que ahora tiene que bajar la voz y contar historias interesantes en lugar de levantar la voz.

Quienes llevan años interrumpiendo, deben entender que el foro es diferente y que quienes antes escuchaban callados ahora opinan, se distraen con decenas de otros emisores, comentan entre ellos y con los emisores del mensaje, y muchas veces se convierten a su vez en emisores. Deben entender eso,  y que si un logo más grande muy probablemente generará más rechazo antes que propiciar más ventas.

 

Las marcas siempre han sido “yoistas”

Las marcas están en proceso de dejar de ser “yoístas” para pensar en qué quiere escuchar el consumidor. Sin duda es un cambio complicado, más allá del volumen de la voz, y de saber cuándo hablar y cuando escuchar, se trata de un cambio de perspectiva.

Pensemos en esta perspectiva aplicada a nosotros mismos como personas: Si vamos por la vida hablando de nosotros mismos todo el tiempo, de lo buenos, de lo rápidos, exclusivos, baratos, eficientes que somos, lo más probable es que nos quedemos solos a base de no generar ningún tipo de empatía con ninguno de nuestros interlocuotores.

 

Pensar como editores de contenidos

En lugar de pensar en cómo interrumpir los contenidos de los medios de comunicación que generan audiencias a su alrededor, las marcas tienen que pensar como lo hacen los propios medios de comunicación: Cuáles son los temas que interesan a la gente, con qué estilo debemos contarlos para empatizar, con qué frecuencia los debemos publicar para que el público se enganche, cómo hacer para que quien vea un contenido lo comparta. Los medios, las marcas (y los productores, agencias…) comparten los mismos objetivos.

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *