,

Metáforas surfero-geológicas para explicar la relación entre marcas y contenidos

Parece que el Branded Content y el Transmedia están en boca de todos, pero no hacemos más que escuchar las mismas definiciones una y otra vez. Son la moda en lo que se refiere a comunicación y contenido, y esto provoca que todos quieran hablar de ello, sin preocuparse de hacerlo de forma diferente e innovadora. 

Sin embargo, en Mestizo Lab ocurrió algo distinto: Pablo Muñoz y Roger Casas-Alatriste se arriesgaron y nos ofrecieron dos definiciones diferentes a las convencionales, a través de personales puntos de vista que nos hicieron comprender mejor ambos términos. 

La metáfora surfera de Pablo Muñoz

El primer término protagonista fue el branded content,  de la mano de Pablo Muñoz, vicepresidente ejecutivo de la BCMA y presidente de FCB&FIRE, quien dijo que es como intentar definir el amor: el debate alrededor de esto sería interminable. O como intentar hablar de sexo cuando eres adolescente: todos dicen que lo hacen porque eso dicen los demás, pero la gran mayoría miente y ni siquiera saben a ciencia cierta qué es eso. Es el gran hype, como el branded en comunicación o marketing. 

Siguiendo con símiles, también habló del branded como si fuese surf. Ambas prácticas nacieron años atrás y en la actualidad aún se habla de ellas como una moda. Quienes surfean defienden su definición para preservarla y así diferenciarla de cualquier otra cosa que se parezca. El windsurf no es surf y la publicidad no es branded content. 

Y a pesar de que este concepto se venda como algo nuevo y transgresor, Muñoz nos demostró que no es así, que el contenido es el precursor de la publicidad y no al contrario. Llevamos años y años llevando a cabo esta práctica, basta con echar la mirada hasta 1900 con la primera Guía Michelín, un contenido producido por la marca que sigue perdurando. El neumático vino antes que la guía, pero, ¿qué perdurará más en el tiempo? ¿Seguirá habiendo Guía Michelín aunque los coches ya no precisen neumáticos? 

¿Cuál es el futuro de las marcas y su publicidad, entonces? Trabajar con los creadores de contenido y no competir con ellos o interrumpir sus creaciones. 

Hablar de Pangea para explicar el Transmedia, por Roger Casas

Tras la etapa del Broadcast, en la que solo unos pocos tenían la capacidad de emitir mensajes, la llegada de la tecnología nos convirtió a todos en generadores de contenido. Como Casas-Alatriste comparó, al principio solo había una hoguera alrededor de la cual sucedían todas las historias, hoy tenemos cientos de fuegos encendidos, cientos de canales en los que comunicarnos. 

Y ante esto, la rigidez del contexto comunicacional se empezó a romper en placas. De un único continente hemos pasado a múltiples, cada uno formado por diferentes placas, las cuales están en constante movimiento y cambio, chocando entre ellas. Choques creativos que generan nuevas ideas, de los que dan lugar a sierras de nuevas oportunidades, formatos e historias.

Las placas de la publicidad, el cine, los videojuegos, la gastronomía y los viajes están chocando. Ahora se crean películas para vender videojuegos (anteriormente sucedía a la inversa), Netflix se lee, la gente viaja para beberse una cerveza en una taberna inspirada en una serie (como está ocurriendo con La Casa de la Gula de La Peste) o visitar el lugar donde se han rodado sus escenas (1 de cada 6 personas que viaja a Orlando lo hace para visitar las localizaciones de GOT). 

Así que como dijo Roger, choquemos y saltemos de placa en placa, sin miedo, sin temer.  Seamos políglotas y pansexuales, viajemos entre continentes, creemos en todos ellos, aprendamos todos sus lenguajes. Pero, sobre todo, no dejemos de ser narradores. 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *