, ,

Plot 28: La difusa frontera entre ficción y no ficción.

“Plot 28” nace como una pequeña producción independiente, un proyecto entre amigos que busca experimentar y ahondar en las inmensas posibilidades que ofrece la expansión multiplataforma. Lo que comienza como un esfuerzo creativo que busca desenmascarar la alianza entre el poder financiero y el poder político, con el paso de los años y la construcción de una gran comunidad de seguidores, pasa a ser considerado “el primer universo transmedia del formato ficción total”. Un reto en toda la regla para el usuario del siglo XXI, que desdibuja la cada vez más porosa frontera entre ficción y no ficción. Hoy en Incontinentes hablamos con Agustín Serra, productor y director del documental “Parcela 28”, germen inicial del proyecto, Javier Hernandez, profesor en la Universidad Europea de Madrid e investigador en cine, new media y transmedia, y Marcos Chamorro, profesor y experto en marketing transmedia. Sin duda, miembros clave del equipo de trabajo de “Plot 28”. La entrevista fue realizada en las oficinas de “El Cañonazo Transmedia” y conducida por Jose Ángel Esteban.

Captura de pantalla 2014-09-19 a la(s) 14.57.55

Javier Hernández durante la entrevista, conducida por José Ángel Esteban, en “El Cañonazo Transmedia”.

· Hay dos textos literarios navegables, un e-book, tres documentales de creación, tres trailers creativos, dos webs de episodios, diez webs temáticas, siete blogs de personajes, cuatro de redes sociales, tres videoclips, una pieza de teatro, dos álbumes fotográficos, tres comics, cinco juegos colaborativos y tres grupos de activistas online, al menos, y de momento. Todo para hablar de algo que ya no existe y de lo que muy poca gente se acuerda. ¿Valía la pena tanto esfuerzo para algo como la expo de Zaragoza? 

Me has dejado completamente desnudo. Me siento como Quevedo cuando dijo “miré los muros de la patria mía”. Yo creo que nosotros lo que estábamos intentando plantear en “Plot 28” no es tanto hablar de la expo propiamente, sino del modus operandi que está detrás de ella, que es un poco lo que hoy en día nos está causando tanto dolor, que es la alianza entre el poder financiero y el poder político de este país y como los demás estamos al albur de todo eso. Ese esfuerzo está hecho, un poco, en función de desenmascarar todo aquello. Yo creo que la pregunta que yo te haría también es ¿merece la pena hacer tanto eso cuando la gente está acostumbrada a leer ciento setenta y cuatro caracteres?

· Me ha gustado mucho la palabra “desenmascarar”. La propia narración por el universo “Plot 28”, que implica ir de un sitio a otro descubriendo, analizando, completando, es un mecanismo de desenmascarar, es decir, la propia forma cuenta algo de lo que el contenido está manejando, ¿es así?

Completamente. Lo hemos intentado. Si tú en tu caso o gente similar lo habéis entendido así, nos alegra mucho porque era nuestra filosofía.

· Hay que decir que hay al menos thriller, amor, política, sexo explícito, o casi explícito, y encima falsedades varias, nada es lo que parece. ¿En algún momento el usuario puede llegar a sentirse engañado o bien estupefacto?

Pretendemos que así sea. De hecho cuando hemos presentado el documental, que hoy va a proyectarse en la “Cineteca de Madrid”, “La parcela 28”, dirigido por Agustín Serra en el año 2008, a veces al final de la proyección, sobretodo en pueblos de Aragón, nos han dicho “oye, ¿y esto por qué no lo habéis denunciado?”, es decir, se lo habían tragado. Jugamos con esa ambigüedad. Pero yo creo que esa ambigüedad es característica del siglo XXI. Estamos insertos en una sociedad y un ámbito de comunicación en el cual lo real y lo ficticio tienen fronteras difícilmente establecidas y, por tanto, lo he comentado en alguna entrevista cuando me preguntaban ¿pero lo vuestro es real o es ficción?, y yo respondo “¿y un discurso de Rajoy y Rubalcaba es real o es ficción?.

· “Plot 28” es ficción total, ¿hay alguna ficción que no lo sea?

Yo creo que, en estos tiempos, prácticamente todo es una ficción total. Nosotros lo que hemos hecho es levantar acta de lo que está ocurriendo y nos hemos apropiado un poco del nombre de manera impúdica, pero no pretendemos hacerlo exclusivo, porque es verdad que sería compartido por muchas ficciones, incluyendo las políticas a las que hemos hecho referencia.

· Todo proyecto tiene sus límites a la hora de crear. ¿Los tuvisteis en cuenta a la hora de poner en marcha vuestro proyecto?

Sí, los límites fueron de producción en buena medida, y también de tiempo real, es decir, nosotros hemos hecho esto de una manera independiente, no tiene ninguna subvención, ni siquiera del ayuntamiento de Gotor o de un pueblo de Zaragoza mínimo. Son todo fondos que hemos conseguido por nuestra cuenta, no tiene ninguna multinacional detrás ni ninguna gran empresa, sólo la nuestra. Por este motivo entendemos que hemos hecho un discurso libre y esos son unos límites muy evidentes. Luego están los límites humanos. Nosotros tenemos un equipo limitado, con tiempo limitado, que no se puede dedicar profesionalmente, dado que es una lógica bastante independiente y, por tanto, eso de alguna forma establece una serie de fronteras.

· ¿Qué fue primero: el personaje, el conflicto, el tema…?

Lo primero fue, precisamente, el documental al que he hecho referencia. “Parcela 28”, en realidad, es un ajuste de cuentas que tenía Agustín Serra con la expo, porque él formó parte del tinglao en su momento. En lugar de irse a un psicólogo, hizo este documental, que yo creo que es más barato, aunque, aún así, le costó su pasta. Él no que no podía imaginar es que de este ajuste de cuentas, surgiría luego un universo. Yo veo el documental y le propongo hacer una expansión, en aquel momento no existía la palabra transmedia. Entonces Agustín, que es hombre muy abierto a todo tipo de innovación, lo cogió enseguida, superando incluso mis previsiones. Pero el germen de “Plot 28” es el documental y además es uno de los elementos nodulares del universo.

· Hay millones de propuestas en la red y en el mundo virtual. ¿Por qué tengo que ver “Plot 28”?

Yo creo que “Plot 28” es uno de los transmedia realmente efectivos, porque hoy día se vende muchísimo como “narrativa transmedia”, “transmedia storytelling”. Es uno de los pocos transmedia que sigue la lógica de lo que es un universo en esa línea en lengua española y, en ese sentido, yo creo que hemos sido pioneros. Ese es fundamentalmente nuestro gran mérito. Yo ya si es una cosa efectiva, no efectiva, buena, mala o regular, no está en nuestro papel decirlo, eso lo dirán los usuarios. Por ahora, la verdad es que las impresiones que tenemos son muy buenas desde el punto de vista de la calidad. No es un producto de masas, tampoco lo pretendíamos, es un producto como muy de minorías, pero la verdad es que las impresiones que tenemos son muy buenas en ese sentido.

· Como creador, ¿cuales fueron las influencias más importantes?

Aquí se juntan un poco las influencias de Agustín y las mías, que hemos sido los dos creadores. Yo creo que está un poco todo lo que es la literatura contemporánea, la literatura digital por mi parte. Tiene que ver con todo lo que es la novela contemporánea, los juegos de ficción, de meta-ficción, de autoconsciencia…Todo eso está muy presente. Tiene una matriz bastante “quijotesca”. Y luego yo creo que hay un punto de audiovisual muy fuerte, de búsqueda de elementos visuales, juegos narrativos, también audiovisuales, que vienen de Agustín, que estaban en relación con las series que en su momento habían triunfado y que a nosotros nos interesaban. Series como, sobretodo, “Lost”, pero también otras muchas como “The Wire”, “Breaking Bad”, etc. Todo este universo literario, cinematográfico, televisivo, y también yo diría que los comics, los juegos, el mundo de las redes sociales, etc. nos interesó, así como la parte lúdica o gamificación, nos interesó mucho.

· ¿Cuales son las armas con las que vive un creador tecnológico?

Esta pregunta está muy bien. Yo creo que la tecnología siempre ha estado ligada a la creación. Esto de que dicen ahora de que es muy necesaria la tecnología… Yo soy historiador del arte de formación y, desde que tengo uso de conocimiento de este tema, he visto que Leonardo Davinci ya estaba perfectamente pertrechado de elementos tecnológicos. También, si nos retrotraemos más, los hombres de Altamira tienen, de alguna manera, una tecnología. Yo creo que la tecnología va unida siempre a la creación y el universo simbólico, que es un poco lo que el homo sapiens ha hecho. Yo creo que somos hijos de la tecnología y de los universos simbólicos que depara esa tecnología.

Nosotros creíamos que para la tecnología del siglo XXI se necesitaba una nueva manera de contar las cosas, una nueva manera de inmersionarse en la ficción y, por tanto, buscamos tecnología. Ahí entró una persona que me gustaría citar en la parte creativa, Alfonso del Barrio, el jefe de los ingenieros que han trabajado con nosotros y que es el típico joven español que ahora se ha tenido que ir a Londres, porque era muy bueno y tenía que buscar allí su viabilidad, digamos. Yo creo que esa convivencia entre Agustín y yo por un lado, el equipo de narrativos, diseñadores, etc., y por otro lado la parte de los que hacían software de todo esto, ha sido muy importante. No hubiera sido lo uno sin lo otro.

· Si es verdad que es en el proceso donde aprendemos, ¿qué han podido averiguar los zaragozanos de su propia ciudad que antes de “Plot 28” no sabían?

Nosotros lo que pretendemos, no sé si lo hemos conseguido, me temo que no porque siguen estando los mismos allí en el gobierno, es que fueran conscientes de todos esos procesos de alienación y de convivencia entre el poder económico y el poder político, de la utilización de la ciudad-marca, que es una pantalla para vender motos… Hay unos episodios que se tratan en “Plot 28” que se llaman “inducciones ideológicas” y que tienen que ver precisamente con eso, de como las expos han sido pantallas de exhibición de lo que luego van a ser aperturas al mercado.

Tampoco creo que las cosas en la parte creativa se hagan para cambiar el mundo. Nosotros no hemos sido tan ingenuos a la altura del siglo XXI de querer hacer una especie de obra que cambiara las cosas, pero si que nos apetecía un poco, como tu has dicho, y termino como empezaba, levantar acta y desenmascarar, de alguna manera denunciar poniendo en evidencia. Esto lo hemos intentado hacer de una manera creativa, porque yo tampoco creo en el arte “panfletario”, yo creo que hay que impulsar formas creativas interesantes, atractivas, de calidad, que vayan cuajando.

· ¿Cuando puede darse una obra por terminada?

Yo creo que eso es complicado. Desde el punto de vista teórico, digamos que una obra transmedia es un “work in progress” infinito. Pero desde el punto de vista de la realidad biológica del ser humano y, sobretodo, del cansancio del cerebro, nosotros estamos ya hasta las narices de “Plot 28”. Estamos intentando frenarlo. Ahora sale la versión dos de la APP, pero justo cuando salga ya estamos intentando frenar el transatlántico, que tardará, como mínimo, diez o doce kilómetros en ser frenado, que equivale a un año y poco más. Ese es nuestro límite. Nos apetece ya pasar página y aplicar la metodología de ficción total, que has mencionado, a otro universo nuevo que va a ser mucho más corto, que va a tener mucho más sexo y mucho más entretenimiento.

 

Captura de pantalla 2014-09-19 a la(s) 14.50.37

Agustín Serra durante la entrevista, conducida por José Ángel Esteban, en “El Cañonazo Transmedia”.

·¿Qué os llevó a poner en marcha una producción independiente?

Era esencial desde el primer momento. Una producción independiente para nosotros era poder, hablar y decir lo que nosotros queramos y tratar al espectador como a nosotros nos gustaría que nos tratasen, de forma, pues, más o menos correcta, y, por consiguiente, evitamos cualquier tipo, primero de subvención pública, y segundo publicidad externa, claro.

· Con lo cual la única rentabilidad económica es que el navegante, el usuario transmediático, quede tan satisfecho que quiera poseer el proyecto. No hay otra posibilidad. ¿Es una decisión técnica, moral…?

Es una decisión que cualquiera, desde el punto de vista de la producción, te diría que es una locura, evidentemente, pero era nuestra locura y quisimos hacerlo así.

· ¿Cómo se generó el proyecto desde el punto de vista de la producción desde un principio?

El punto de vista de la creatividad y el de la producción van muy unidos. Una de las cosa que creemos es que en narrativa transmedia la creatividad y el diseño de producción van muy unidos. De hecho, no puedes hacer diseño de producción sin creatividad y, es más, creo que no puedes hacer buena creatividad sin un buen diseño de producción, y además eso unirlo a difusión y marketing. El proceso de producción yo diría que fue natural desde la independencia, es decir, no pretendíamos hacer este monstruo, lo que pasa es que fue creciendo… A veces nos preguntan, ¿cuál fue vuestra biblia de producción?. Pues tenemos, como todas las biblias de producción que se tienen para pasar de ellas y funcionar hacia otro lado. De esta forma, se puede decir que no hubo un diseño previo de producción. Si que hubo un diseño de creatividad, eso sí. Después el como conseguíamos llegar a generar esos productos, fue otro proceso desde la independencia, pero no se puede entender que “Plot 28” sea un producto de producción industrial, desde el punto de vista del marketing y económico. De hecho, como dice Javier, “Plot 28” más que un negocio es un perdocio, pero es nuestro perdocio.

· ¿De que vivís?

Pues de trabajos serios. Como sabes Javier, además de ser un muy buen escritor académico sobre cine, es profesor de la Universidad Europea de Madrid. Yo dirijo desde hace más de veinticinco años una productora audiovisual en Aragón, que ahora también se está dedicando, por supuesto, a cuestiones transmediales aplicadas a comunicación. He dirigido mucha televisión, muchos programas de televisión… Todos tenemos una experiencia profesional real, que más o menos se plasma en “Plot 28”. Sí, se puede decir que no vivimos de “Plot 28” si esa es la pregunta.

· La pregunta tenía que ver también con que el hecho de que sea una aventura le da un rasgo de independencia, pero también tiene límites, ¿no? Y la misma pregunta que hemos hablado antes con Hernan Javier, los límites de la creación, los límites de la tecnología o los medios.

Eso a nosotros nos ha interesado mucho desde el principio. Porque, fijate que cuando empezamos la expansión transmedial de “Plot 28” no existía la tecnología que más tarde hemos utilizado, que son las tablets. Sin embargo no paramos. Yo siempre he pensado que la creatividad nunca tiene que estar coartada por la tecnología. Tú crea y después ya veremos cual es la solución tecnológica o si viene la solución tecnológico. Eso es lo que nos pasó a nosotros. En medio de la producción apareció el ipad, entonces fue cuando dijimos “esto es lo que necesitamos, tener la ficción al alcance de un touch”. No creíamos que funcionara eso de estar en un libro, irte al ordenador, después pasarte a una televisión… Eso no es tratar muy bien a tu espectador. Si estás en un tablet, estás en un tablet, si estás en la tele, estás en la tele y si estás en la web, estás en la web. Pero la tecnología digamos que vino sobrevenida después de la creatividad.

· ¿Cual es vuestra metodología de trabajo?

Es un trabajo muy metódico, porque todos venimos de profesiones del sector. Javier sabe muchísimo de narrativa y de guión y, por consiguiente, centra las cosas. Yo puedo saber un poquito sobre audiovisual y cuestiones más gráficas… Se trabaja de forma muy rigurosa, y, también, muy autocrítica.

· ¿Cambia la manera de contar dependiendo del soporte?, es decir, ¿se cuenta lo mismo para una pantalla de cine que para una pantalla de tablet?. ¿Cuáles son las diferencias y elementos distintivos, desde el punto de vista narrativo y tecnológico, para una narración que está soportada en un tablet?

Desde luego no es lo mismo. De hecho, una de las características de un universo transmedia es que todo este relacionado pero nada se repita, por consiguiente, la narrativa se adapta al formato, es evidente. Un formato de cincuenta y dos minutos en televisión tiene una estructura narrativa y un blog de personaje tiene otra estructura narrativa. Las formas de trabajar, las cosas que contamos en un tablet, en un documental, en una pieza audiovisual o en un comic, son completamente diferentes.

· ¿Personalmente prefieres perfeccionismo o espontaneidad?

Pero es que lo espontáneo tiene que ser perfecto.

· ¿Cuándo se puede considerar que una obra o historia está terminada?

Cuando se te hinchan las pelotas. Perdón por la expresión, pero es verdad. Una ficción total, es eso, total, nunca la acabas, siempre la puedes estirar. Nosotros como te ha dicho antes Hernan, intentamos fijar un límite, pero ojo, este límite ya lo habíamos intentado fijar antes y no nos salió y están saliendo más hijos de “Plot 28”. Entre otras cosas porquehay gente que se engancha a esto y hace creatividad por su cuenta y a nosotros nos encanta y adoptamos su creatividad en nuestro universo. Eso es lo auténticamente transmedia, creo yo, el que tú te enamores de una historia y aportes a esa historia tu granito de arena, tu punto de vista, tu pequeño comic o banda sonora.

· Hay millones de propuestas en la red, ¿por qué tengo que ver “Plot 28”?

Bueno, no lo tienes que ver si no quieres, eso de entrada. Si lo ves te vas a encontrar con un universo que te va a hacer plantearte algunas cuestiones sobre una cosa que a nosotros nos interesa mucho, que es cual es el límite entre la realidad  y la ficción. Eso te puede hacer reflexionar en algunas cosas que están ocurriendo hoy en día. Y, sobretodo, lo tienes que ver porque te vas a divertir. En el fondo esto es una diversión, no olvidemos que el objetivo último de “Plot 28” es el entretenimiento concienciado, crítico, todo lo que quieras, pero entretenimiento. Eso es lo que nos gustaría, que la gente se entretuviera, básicamente.

 

Captura de pantalla 2014-09-19 a la(s) 14.48.34

Marcos Chamorro durante la entrevista, conducida por José Ángel Esteban, en “El Cañonazo Transmedia”.

· ¿Cuándo empezasteis nadie sabía lo que era transmedia?

Cuando empezamos con “Plot 28” no había tablets, no había crisis, verdaderamente no se hablaba de contenidos líquidos o de gamificación, no se hablaba de nada. Tú ibas a las televisiones o un gran grupo de comunicación, te entrevistabas con su director general, le contabas el asunto, luego le preguntabas algo y te dabas cuenta de que no se había enterado de nada. Vamos a seguir hablando, vamos a seguir hablando… Antena 3, en este sentido, parecía que estaba algo más avanzada, además estaban ahí como en las nubes. Había que hacer un ejercicio de didáctica, fuera y dentro de las redes. Cuando hablamos de transmedia, yo encuentro que una de las grandes barreras de entrada es que los que no son el target natural del transmedia, los que no se preocupan por ir al transmedia, dicen dios mío “¿trans qué?”.

Yo siempre intento decir que esto no es un tema tecnológico, es un tema humanista. Al final tú tienes un montón de posibilidades, las puedes emplear o no las puedes emplear, lo cierto es que las estás empleando todo el rato. Nosotros como estamos con la didáctica, todo el rato tenemos alumnos, tenemos cursos… Muchas veces lo que intento decirle a los alumnos es “vamos a ver, ¿cómo que tú no sabes lo que es esto?. Tú vives en un universo transmedia todo el rato, ¡lo que pasa es que eres víctima, no verdugo!”. ¿Y porque digo víctima y verdugo a propósito?, porque todo el rato estás creando contenidos gratis para otro, todo el rato estás reenviando, promocionando o remezclando tu propio material para otros.

· Te falta un elemento clave, desde mi punto de vista, que es la conciencia de estar haciendo eso, es decir, la autoconciencia de estar participando. Eso es lo que diferencia, yo creo, a un usuario, de un prousuario de los activos, que saben que forman parte de esa red.

Se habla mucho del proceso de evangelización, del proceso de consumidor o prosumer, etc. Yo creo que en muchos casos hay muchos evangelizadores que no saben ni que lo son, por la sencilla razón de que si tu naces en un mundo transmedia y es natural para ti, igual es que ni si quiera te das cuenta de que estás en ese mundo, es que te mueves de una manera natural en ese mundo. Entonces cuando a alguien le dices “¿te has fijado que tú haces esto, esto y esto al día, haciéndole un favor a un montón de gente con tu trabajo?”. “Ah, pues es verdad”. “¿Y si lo aplicaras a ti?. “Es que no sé si tengo medios”. “¿Cómo que no?, ¿no tienes una cámara de video móvil?, ¿no tienes una cámara de fotos?. ¿No las estás utilizando todo el rato para cosas que no te llevan a nada?. ¿Y si enfocas eso a un esfuerzo narrativo vinculado a tu autopromoción?”.

· Volvamos al principio, cuando no había tecnología y solo existía el proyecto, ¿cómo se empieza a dar a conocer, como se vende?

Entre amigos, como con todo. ¿Y como se hacen los crowdfundings normalmente? Porque yo siempre digo “no es un crowdfunding”. Para mi es un crowdfunding si yo por una serie de acciones consigo una serie de masa crítica de audiencia y luego les pido dinero. Pero si lo que hago es pedir dinero entre mis amigos, les podía llamar por teléfono y punto.

· De los principios que fueron con los amigos a ahora, ¿qué cosas han cambiado?

Lo más importante, el ecosistema. Ha cambiado el ecosistema y ya no tenemos que hacer lo mismo. Obviamente ha cambiado el espíritu indie inicial se ha transformado en un espíritu que, lógicamente, no es que ahora se quiera sacar una fortuna del proyecto con retardo, pero si se quiere aprovechar todos los recursos que se han empleado en “Plot 28” para la construcción de nuevos universos. Tener una audiencia siempre te va a llevar a hacer nuevos proyectos. Yo creo que hay que conseguir esa audiencia sí o sí. Para conseguir audiencia hay que tener contenidos que te la den. Lo primero que necesitas es que alguien se interese por lo tuyo. Yo al final, más allá del individuo generador de contenidos, tengo otro individuo al que llamo “canalizador”, que es el que es un canal en si mismo.

· Hablemos de las relaciones con grandes marcas de distribución online. ¿Dónde os habéis situado frente a ellos?, ¿cómo os han tratado?

En relación a eso, yo no creo que tengamos en mente ninguno de nosotros llegar a acuerdos con este tipo de plataformas o distribuidores. Además es que no podíamos estar en eso, porque no tenemos la audiencia para hacer eso. Otra cosa será para siguiente productos. Lo que creo es que deberíamos dejar puertas abiertas para crear universos expandidos, que tengan que ver con “Plot 28”. A mi eso me interesa mucho. El tema de los agujeros del poder, la corrupción, la microlucha del ciudadano, el ciudadano como protagonista del cambio de la sociedad. Todos esos temas me interesan mucho. Entonces, igualmente que pienso que nosotros no podemos cambiar la sociedad con un producto artístico, si podemos enlazar ese producto de desenmascaramiento con otras redes que si se dediquen en la vida real a hacer determinadas cosas.

· Obviamente, si no existiera toda esa tecnología en red, buena parte de esos movimientos ciudadanos no hubieran existido o no se hubieran consolidado. Me parece muy interesante el hecho de poder poner en relación la creación de universos de ficción con movimientos reales de ciudadanos. ¿Es legítimo incorporar a ficciones transmedia elementos de luchas sociales reales?

Es que como nosotros partimos de la base de que todo es una ficción. La realidad y la ficción para nosotros no tiene ninguna diferencia. Todo son discursos y todo es lenguaje. Al final, lo que nosotros intentamos es que los lenguajes se apareen para que creen hijitos, hijitos que sean dinámicos y vivos. Y ese apareamiento ocurre entre la red y la vida real, sino no hay vida.

· Antes hablabas de que estuvisteis haciendo casi “evangelización” en algunas de las grandes empresas de comunicación españolas. ¿Ahora mismo está más maduro?, ¿se tiene más clara de que el modelo de negocio que se tenía está disuelto o está disolviéndose?, ¿están más dispuestos a entrar en otro tipo de aventuras de comunicación?

Yo no lo he vuelto a intentar. Mi percepción es que Latinoamérica está tomando una velocidad de crucero en el tema transmedia. Lo han entendido muy bien. Posiblemente también tenga que ver la cercanía con Estados Unidos y la pujanza y el crecimiento económico que tienen ahora. También su tradición narrativa. Por una serie de motivos, entre los cuales están esos, lo están haciendo muy bien en Iberoamérica. Yo creo que en España se está acabando un modelo de negocio, se necesitan nuevos modelos de negocio, pero casi nadie está dispuesto a invertir un dinero que no tiene en el nuevo modelo de negocio que le salvaría el negocio.

Hace ya cinco años yo perdí mi tiempo precioso desarrollando proyectos que no han salido porque sí, les encantaban, pero es que tenían un ere encima. “Queremos hacer eso porque esto nos da la posibilidad de dar no se cuantos puestos de trabajo, pero es que acabamos de echar a no se cuantos porque el anterior modelo no nos venía bien. El sindicato lo tenemos encima, no podemos hacer esto”. Esto sólo pasa por una cosa. ¿Te has dado cuenta de que hace falta mirar al horizonte para ver más allá?. Pues, simplemente es eso. Mira al horizonte, y todo eso que te parece que va a llegar dentro de dos años, llega en media hora. Así son las cosas últimamente. Parece ser que al otro lado del charco lo entienden, aquí alguno igual lo entiende, pero no le queda dinero en el bolsillo para aplicarlo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *