Prueba tu Disneymanía: ¿qué sabes de sus películas de Live Action?

El estreno de la nueva Mulán en versión de Live Action (Acción Real) es inminente, y en El Cañonazo ya estamos compitiendo para saber quién se va a llevar el honor de hacer su análisis. Esta película, antes siquiera de ver la luz del sol, está generando muchísima controversia. ¿Es cierto que Shang no aparece porque podría representar a la comunidad LGTBQI+? ¿Por qué han sustituido al mítico Mushu? ¿Por qué no cantan las míticas canciones de la película original? ¡Deshonra sobre todos! ¡Deshonra sobre sus vacas!

Lo que de verdad hemos venido a contar aquí son esos pequeños detalles que no nos pasan desapercibidos a los fans, y para ello, vamos a hacer un recorrido por todos estos remakes antes de que nos bombardeen con 75 más. Y será que no hemos analizado ya algún que otro transmedia de Disney…

 

Los cambios

¿Qué diferencias hay entre las películas originales y las nuevas? ¿Alguno de estos cambios podría mejorar la trama? Personalmente, a nosotros nos tienen con el corazón partido y muchas opiniones dispares, así que os vamos a dejar por aquí unos resumencitos y ya vosotros sacáis conclusiones.

101 Dálmatas 

¿Por qué nunca se menciona esta película cuando hablamos de los live actions reimaginados de Disney? Sí, tiene algunas diferencias sutiles con la original, pero… al fin y al cabo, Cruella es mala y quiere secuestrar a los cachorros para convertirlos en un traje de piel. Literalmente es el primer remake de Disney, ¡y ojo!, se estrenó en 1996. Igualmente creemos que el mensaje queda bastante claro veas la versión que veas. 

Este es un remake con todas las letras. Y si no la habéis visto os la recomendamos fervientemente. I mean, ¿a quién no le gustan los cachorros? 

Alicia en el País de las Maravillas 

En 2010 pudimos ver a una Alicia mucho más adulta adentrándose en el tenebroso mundo de las maravillas. No sabemos si habéis leído Cheshire Crossing de Andy Weir, pero esta película nos recordaba algo más a los traumáticos eventos que vive la niña en la novela gráfica. 

Así que ahora Alicia es una mujer que huye de un matrimonio concertado y acaba, de nuevo, cayendo por una madriguera. Eso sí, sigue persiguiendo al conejito blanco de la versión original. La antagonista de la historia sufre un rebranding y pasa de ser la Reina de Corazones a la Reina Roja, ¿será porque ahora además se introduce la figura de la Reina Blanca o porque hay un poco de confusión con los villanos en esta saga? 

El cambio más trascendental en el remake es que la Reina Blanca (que representa la bondad) le pide a Alicia que acabe con la vida de un ser llamado el Jabberwocky para poder salvar a los habitantes del País de las Maravillas.

Maléfica 

Algunos defenderán que Maléfica es la versión en imagen real de La Bella Durmiente, pero… ¿lo es? Está basada en esta historia, eso está claro, tiene los mismos personajes y la misma localización, pero estamos viendo la historia desde una perspectiva completamente nueva. ¿Vale la pena mencionarla? Sí. ¿Es un remake? No. 

via GIPHY

La Cenicienta 

El clásico de los clásicos… pero, ¿está a la altura la película en imagen real?

Bueno, bueno, vamos a ver: los cambios son sutiles, la ambientación muy parecida a la original y la historia sigue el mismo curso. Entonces, ¿qué nos cuentan que sea nuevo? En realidad muy poco. Pero eso no quita que sea una buena película. 

A ver, en 2015 decidieron que el Príncipe Azul se llamaría Kit, porque les parecería moderno o algo. También decidieron que los animalitos pueden ayudarte a coser y a limpiar pero definitivamente no pueden hablar (Esto también pasa en Encantada). Pero oye, si quiere llegar un hada madrina y convertirlos en apuestos acompañantes que nos escoltarán al baile, quiénes somos nosotros para decir que no. 

El Libro de la Selva 

En 2016 nos encontramos con esta versión de El Libro de la Selva de Disney y poco después, en 2018, se estrenó Mowgli: la leyenda de la Selva en Netflix, y supuestamente son películas diferentes. Muchísimo: un niño criado por lobos, animales que hablan, un tigre muy muy malo, una serpiente que hipnotiza… Nada en común, nada.

Pero volviendo a los remakes del gran universo Disney, las diferencias son notables. Los más entendidos nos dicen que esta película NO es un musical y no porque no estén las míticas canciones de siempre, sino porque las voces son más naturales y no hay tanta escenificación musical. Nosotros diríamos que, si en mitad de la trama, la acción avanza gracias a una canción cantada por animalitos de la selva y un niño en taparrabos, seguramente estemos hablando de un musical. 

Louie, el amado Rey Louie, pasa de ser un orangután a ESTO:

Por lo visto es un Gigantopithecus, que podías encontrarte por ahí hace miles de años. Sólo podemos decir que nos parece increíble (y que hubiésemos salido corriendo, ¡ups!). 

La Bella y La Bestia 

Esta película nos tiene divididos. Aunque la historia sigue la misma trayectoria que la original, hay diferencias muy notables con la obra de animación. Pero si al acabar de ver el remake de 2017 sientes la misma nostalgia algo están haciendo bien. 

Lo que ocurre con esta película es que ahora nos introducen a los personajes de forma distinta y con más profundidad. El motivo por el cual el príncipe acabó siendo una bestia ya no es tan sólo una maldición, sino que podemos ver qué hizo para enfadar a la bruja y cómo sufrieron sus súbditos. También tenemos mayor contexto con respecto a Bella y su padre, ¿por qué vivían en ese minipueblo si lo odiaban? ¿Dónde estaba su madre? Todo eso tiene respuesta. Nota al pie: un día habría que analizar esa manía que tiene Disney a las madres. 

People, ADEMÁS, aparece un personaje abiertamente homosexual por primera vez (eran cerraditos nuestros amigos de Disney, sí). LeFou estaba un poquito demasiado obsesionado con Gastón, cosa que podíamos intuir en el original de 1991, pero en el remake queda claro desde el principio, como algo no dicho, hasta la escena final donde vemos tensión entre Stanley y él mientras bailan juntos. Ya no nos podía quedar más claro. ¿Que la homosexualidad podría haberse representado con más naturalidad? Sí. ¿Que es un gran paso para Disney? Pues también. 

Christopher Robin 

Aquí pasa lo mismo que con Maléfica, la película del adorable oso adicto a la miel no nos cuenta las mismas historias de las versiones animadas, sino una aventura completamente nueva. En la de 2018, Christopher Robin ya es todo un adulto con familia que ha perdido un poco el norte. Pooh y sus amigos le ayudarán a reencontrarse haciendo guiños a los libros de una forma muy visual y emocional. 

Esta película mezcla la imagen real de Londres en la época de posguerra y a estos seres mágicos entre peluches y animales del bosque. En cuanto a estética, nos recuerda horrores al osito Paddington, la verdad. Esa es una diferencia fundamental, los habitantes del bosque de Cien Acres tienen que hacerse pasar por muñecos para no escandalizar a la gente, pero claro, esta táctica no funciona del todo bien. 

Aunque al final consiguieron enternecernos con el argumento de recuperar la inocencia y reconectar con aquellos a los que queremos, no sabríamos decidir si esta película era necesaria… Juzgad por vosotros mismos. 

Dumbo 

¿Qué pasó con Timothy en esta película? En 2019 decidieron que no le iban a incluir y a unos cuantos nos rompieron los corazoncitos. En el remake, Dumbo sigue sin poder hablar, pero todos sus compañeros animales tampoco. Por eso surgió la necesidad de incluir personajes humanos que interpretaran los sentimientos y pensamientos del adorable elefantito. 

Otra gran diferencia es que la famosa escena de los elefantes rosas, que surgen por un mal viaje bebiendo, no existe. Y, viéndolo con perspectiva, se ahorraron muchos traumas infantiles. ¿Os acordáis de eso? 

También es verdad que por alguna razón Dumbo tiene a una mujer vestida con mallot que sobrevuela al público sobre su lomo. ¿Por qué? La verdad es que no lo sabemos.

Aladdín 

Esta versión de Aladdín de 2019 nos sorprendió para bien, es de los remakes que más cambios introduce en la trama y, aún así, supo atraparnos desde el inicio con una gran historia. 

Una de las aportaciones más brillantes de la película es que Jasmín es un personaje mucho más redondo, con ambiciones más allá de casarse por amor. Ella quiere seguir los pasos de su padre y convertirse en la primera sultana de Agrabah, sin necesidad de tener a un hombre. Además quiere honrar el recuerdo de su madre y ayudar a su pueblo. 

 

Dalia, la doncella de la princesa que aparece en este remake, también nos mostrará un vínculo muy poderoso de amistad y fraternidad. Es un personaje divertido que aconseja a Jasmín en sus andanzas, además de convertirse en el interés romántico del genio. Este super genio interpretado por Will Smith generó algo de polémica al principio, pero se ganó finalmente a la audiencia. En realidad el genio liberado es el que mira atrás sobre esta historia y nos la narra mientras viaja por el mundo con su familia. Eso es nuevo también, ¿no?

Otros cambios más sutiles incluyen: números de baile impresionantes, un viaje en alfombra con una ruta mejor pensada ¡y muchos más!

El Rey León 

Obviamente, aquí podemos ver animales masterizados por ordenador, que son más realistas que las animaciones de 1994, pero siguen hablando y cantando (Incluso estando basados en grabaciones de animales salvajes de verdad). Para nosotros este remake es interesante como mínimo y si sois fans de El Rey León, lo siento, pero tendréis que verla. 

Esta versión de 2019 cuenta básicamente la misma historia pero con leves cambios. Las famosas hienas cómplices de Scar ahora tienen una agenda propia y nombres diferentes. El hermano de Mufasa no sólo lo odiaba porque quería ser rey (él era el heredero), sino porque también estaba enamorado de Sarabi y ella lo rechazó. Un poco turbio, la verdad.

Además las canciones son las mismas pero con un twist popero curioso. Todo dependerá de vuestros gustos pero, en serio… ¿Hay alguien que no ame a Phil Collins? Si hasta lo hace American Psycho. 

La Dama y El Vagabundo 

Con esta versión de la Dama y El Vagabundo pasa lo mismo que con El Rey León, hay pequeños cambios pero básicamente nos están contando la misma historia sólo que con animales más “realistas” que hablan y viven sus propias aventuras. 

A ver, sí. En esta versión los dueños de Reina tienen nombre, cara e historia, cosa que en la original pasaba desapercibida. ¿Es importante para la trama? Más bien no, pero es que son una familia monísima.

También cambian los personajes de Si y Am, los gatos son de distinta raza y tienen una canción nueva. Ahora Devon y Rex destrozan la casa porque son unos malotes sin más. Esto ocurrió porque los creadores no pensaban que estas caricaturas a personas asiáticas tuvieran lugar en una película del 2019. Ahí vamos a tener que darles la razón. 

A pesar de eso, nos da la impresión de que esta producción ha levantado más haters que perretes hay en ella.

Por cierto, os dejamos esto por aquí, porque es una pasada.

Nosotros sólo podemos decir que hay mucho amor hacia la franquicia y que algunas nos gustan más que otras, ahora estamos entre emocionados y asustados con lo que pueda salir de la nueva película de Mulan. A ver qué pasa… 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *