,

Cuando la realidad supera al protocolo

Los productores de contenidos factuales y documentales tenemos una interesante ventana de oportunidad para crear y producir dentro de los protocolos post Covid-19, que pueden reafirmar la época de oro de la no-ficción en la nueva normalidad.

La no-ficción viene con todo. 

Los contenidos de no-ficción vienen con todo. Esta frase se escucha cada vez más en las videoconferencias del mundo del entretenimiento ¿Alguien ha descubierto el hilo negro? No. Es simplemente que la crisis del Covid ha acelerado procesos y reafirmado temas que se veían venir y que sólo necesitaban un buen empujón como el teletrabajo, la muerte del cash o algunos divorcios. 

Los nuevos protocolos: la gran incógnita.  

Mientras nos vamos haciendo a esa realidad mutante que llaman la Nueva Normalidad, nos planteamos qué historias contar y en qué formatos será más viable producir. Una de las pocas certezas desde las que podemos partir es que los nuevos protocolos de rodaje adecuados a la COVID-19 van a encarecer la producciones: sólo los seguros de rodaje pueden aumentar entre un 20% y 30% los costes de una producción de ficción. 

En lo que estos protocolos se definen y después -al empezar a rodar- se empiezan a poner a prueba y a contrastar con la realidad, nos seguirá quedando la incógnita de cómo va a ser una producción en la era pos-COVID. No nos queda más que echar a rodar. 

Se confirma la bonanza de los documentales. 

En esta previsión, si los contenidos documentales ya habían entrado en un momento dulcérrimo y venían pisando fuerte en una primavera confinada en la que en Netflix han brillado un Tiger King o The Last Dance, en el futuro cercano los contenidos de no-ficción vienen con todo. 

Lo que hemos podido comprobar es que en esta temporada en la que vamos a pasar más tiempo en casa, a intentar reducir las interacciones sociales, la televisión ha cobrado una importancia capital, más allá de un medio de entretenimiento: En tiempos de COVID la tele es donde se educa y se enseña. 

La responsabilidad social. 

En este sentido, la responsabilidad social de quienes generamos contenidos ya seamos, creadores, productores medios de comunicación o incluso marcas, cobra una relevancia mucho mayor. No se trata ahora sólo de pelear por esos segundos de atención, sino de hacerlo con un propósito

Hay familias a las que no les ha quedado más remedio que abrir el grifo de las pantallas para que los hijos se entretengan mientras los padres intentan trabajar al otro lado del salón, delegando en muchas ocasiones la atención de los estudios de los mismos, como en el caso de Aprendemos en Casa de CLAN que se ha convertido en desayuno del confinamiento. Es nuestra decisión darles algo mejor que telebasura. 

La oportunidad de las marcas. 

Como comentábamos al inicio de la crisis del Covid-19, es hora de que las marcas piensen que en sus potenciales clientes estamos menos receptivos a que nos vendan productos o servicios. Estamos en busca de temas útiles e historias entretenidas que podamos consumir en el aislamiento –en Eroski han estado ágiles y nos han contado como ha sido su propia experiencia en la crisis- y que nos hagan pasar el día de forma más llevadera, en que las marcas formen parte de ese nuevo mundo en el que estamos aprendiendo a vivir. Y qué mejor forma que contándonos cómo funciona. 

¿Salir? y Rodar 

La gran ventaja que tienen los documentales sobre la ficción en estos momento es que se pueden producir con equipos mucho más ligeros, lo que facilita la financiación y la seguridad de llevar a buen fin un proyecto. El plantearse una superproducción en plan Game Of Thrones hoy podría parecer una locura, en cambio producir un Tiger King o The Last Dance es mucho más viable… y rentable. 

Contar la nueva realidad

Y last but not least y tal vez lo más interesante. Una vez más, la realidad ha superado a la ficción. Allá afuera hay un mundo nuevo que pide ser contado. Una realidad que además, irá mutando mes a mes, a la que bastará hacerle una foto sino que necesitará de varios time-lapses tomados desde diferentes ángulos y perspectivas. Un sin fin de historias fascinantes que están ahí para ser contadas por nosotros. 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *