Star Trek: Picard, transmedia a velocidad de curvatura

Star Trek es uno de los universos transmedia más extensos del mundo del entretenimiento, con más de medio siglo a sus espaldas. Ahora, con Star Trek: Picard recupera el personaje de Jean-Luc Picard.

Star Trek: Picard, transmedia a velocidad de curvatura

Acaba de aterrizar en CBS All Access (plataforma OTT de ViacomCBS) y Amazon Prime Video la primera temporada de Star Trek: Picard. 10 episodios de una nueva serie de la franquicia trekkie que recupera el personaje de Jean-Luc Picard (protagonista de la serie Star Trek: La Nueva Generación, de 1987) con su actor original, Patrick Stewart (ahora también productor ejecutivo). Analizar esta saga es todo un reto, porque Star Trek es uno de los universos transmedia más extensos del mundo del entretenimiento, con más de medio siglo a sus espaldas. Pero en El Cañonazo nos van los retos. Así que abrochaos los cinturones, porque la velocidad de curvatura nos va a lanzar a lo más profundo de las estrellas.

Todo comenzó en la televisión

Muchas veces citamos libros o cómics como origen de un contenido audiovisual que, más tarde, da a luz un universo transmedia. Pero esta vez no: el detonante de esta tremenda saga fue una serie de televisión, Star Trek, creada por Gene Roddenberry para la cadena estadounidense NBC, donde debutó en 1966.

¿Fue un éxito desde su inicio? Pues, la verdad, no. La NBC en la franja horaria de su emisión quedaba por detrás de sus competidoras, CBS y ABC, y las críticas alternaban entre las positivas y las negativas. A pesar de eso, no se puede negar que comenzó a generar un fenómeno fan. Por este motivo, las peripecias del capitán Kirk, Spock, Uhura, Sulu, Scott y McCoy tuvieron su traducción en los cómics de Gold Key, que publicaron 61 números entre 1967 y 1979. También el sector juguetero fijó su mirada en este futurista relato de ciencia ficción, y aparecieron productos como el juego de mesa oficial de Star Trek, de Ideal Toys, en 1967. Si queréis saber más sobre los juguetes de Star Trek, Netflix tiene una maravillosa y divertidísima serie documental, The toys that made us, cuya segunda temporada comenzaba con un primer capítulo dedicado a Star Trek.

También es reseñable que, además de serie de televisión, cómics y juegos, aparecieron los libros de Star Trek, si bien eran novelizaciones de los episodios de la serie original. En 1966 Bantam Books compró los derechos y comenzó a publicar las novelas en 1967. Sí, como en muchos otros históricos casos, este gran universo transmedia nació originalmente de una intención comercial, como mercancía intertextual, tratando de rentabilizar un relato extendiendo su audiencia a los consumidores de otros medios.

De la cancelación al salto a un nuevo medio: el cine

La serie original continuó su carrera hasta 1969, año en el que se estrenó su tercera y última temporada, debido a los discretos resultados de audiencia. Sin embargo, esta cancelación terminó derivando en su beneficio. La sindicación de la serie (sus derechos de emisión se vendieron al resto de cadenas) permitió que el Entreprise llegará a más hogares estadounidenses a partir de 1970… Y los alcanzó con éxito, logrando crear una cita con millones de fans que convirtieron Star Trek en una serie de culto.

Kirk y Spock vieron sus viajes estelares traducidos a una serie de animación en 1973 para NBC, y la fiebre trekkie aumentó hasta que se decidió lanzar una nueva entrega televisiva en imagen real: Star Trek: Phase II. Esta nueva serie nunca se produjo, quizá debido a otro evento espacial que dio inicio a otro gran universo transmedia: el estreno de la película La Guerra de las Galaxias en 1977.

Los Jedi arrasaron en taquilla, y se decidió que el guion del piloto de Phase II bien podría servir para una película cinematográfica. Y así Star Trek conquistó un nuevo medio, añadiendo historias y personajes a su universo con Star Trek: la película (1979). Los resultados fueron lo suficientemente buenos como para reimpulsar la franquicia, y en los años siguientes los cines recibieron varias películas más.

La apertura del universo transmedia

El relato canónico, gracias a su éxito, comenzó a ser repensado para abrir las posibilidades narrativas con nuevos protagonistas, viajando a distintas épocas de su ficción. Fruto de esa experimentación nace Star Trek: la nueva generación (1987), serie con un nuevo capitán, Jean-Luc Picard (el personaje que ahora se recupera en Star Trek: Picard).

Y el universo siguió creciendo, con historias interconectadas, pero independientes, no redundantes y guardando la coherencia narrativa. Hagamos un repaso, sin pretender enumerar todos esos contenidos, a fecha de hoy: 8 series de televisión, 13 películas cinematográficas, múltiples colecciones de novelas gráficas y cómics (Star Trek Waypoint, Star Trek Omnibus, Infestation Star Trek, etc.), juegos de mesa (como Star Trek: Expeditions , Reiner Knizia and Wizkids, 2011), video juegos (Star Trek: Conquest, para PS2 y Wii en 2007; Star Trek DAC, un shooter multiplataforma de 2009, etc.), libros (The Next Generation Novels, de 1987 a 2014; la colección de novelas Tekwar, creadas por William Shatner, el actor que daba vida al capitán T. Kirk, aunque en realidad escrita por Ron Goulart y publicadas por Putnam, etc.) e incluso una atracción tematizada llamada Star Trek: the experience que estuvo abierta desde 1998 hasta 2008 en Las Vegas.

En cuestión de permeabilización en la vida diaria de los fans y seguidores, existen cantidades ingentes de merchandising, reuniones, congresos y apariciones en las Comic Con, fanart por doquier y no pocos usan el idioma creado por Marc Okrand para la raza alienígena klingon. Si no es inundar la vida de un fan el hecho de conseguir que celebre su boda según el rito klingon, que venga Kahless el Inolvidable y lo vea.

¿Y qué hay de Star Trek: Picard?

Si algunos os preguntáis si una serie que nace cobijada por una saga tan prolífica necesita transmedia, la respuesta es… ¡Por supuesto! Para empezar, CBS All Access presenta un podcast que se va publicando al ritmo que se estrenan los capítulos de la serie, y donde se entrevista a productores y actores. Pero también tienen formatos en vídeo: The Ready Room es un espacio en el que el actor Wil Wheaton (que también interviniera en Star Trek: la nueva generación) conduce un espacio con entrevistas a los profesionales que han creado la nueva serie. Aunque en el sitio web oficial de CBS sólo permite ver este formato en Estados Unidos, también aparece publicado en la página de Facebook oficial de Star Trek: The Next Generation.

Ah, claro, las redes sociales. En la cuenta oficial de Instagram del Universo Star Trek pueden verse distintas publicaciones sobre la serie y Picard tiene su propio bloque de destacados, con todas las noticias y curiosidades sobre la nueva serie. La cuenta oficial, esta vez de Twitter, también publica novedades de Picard. Y, por supuesto, el sitio web de Star Trek tiene su propio apartado para la serie, que reúne la mayor parte de los contenidos que se pueden encontrar sobre la serie, artículos, quizs interactivos, etc. Claro está que la serie acaba de comenzar (un único episodio estrenado a la redacción de este análisis) y aún nos puede traer alguna sorpresa más. No transmedia, no fun.

De la televisión a las estrellas, pasando por España

Gene Roddenberry, el creador de este universo (recordad el inicio de este artículo), disfrutó del primer funeral cósmico. Sus cenizas fueran esparcidas en el espacio aprovechando el lanzamiento del primer satélite construido y diseñado en España (Minisat 01) en 1997. El cohete partió de una base en las Islas Canarias, donde acudieron sus familiares (y los de las otras 23 personas cuyas cenizas iban en el satélite) y el evento fue retransmitido por RTVE.

Así que, si miráis hacia el cielo, encontraréis la primera pieza de este imponente universo transmedia… Larga vida y prosperidad.

Autor /
Luis Alcázar

Compartir esta entrada /