,

El periodista Tomás Ocaña da las claves para conseguir un reportaje “made in Pulitzer”

“Yo creo que el señor de corbata que da las noticias está en extinción”.

El galardonado periodista Tomás Ocaña arrancó así su presentación en la sede de El Cañonazo Transmedia antes de hacer todo un recorrido por su trayectoria como reportero de investigación, que ha sido premiada con, entre otros premios, lo correspondiente a un 0,26 de un Pulitzer por su participación en los históricos Panama Papers.

El también premiado con tres Emmy y un Peabody Award dio algunas claves a los asistentes, profesionales de la comunicación y amigos de la productora, sobre su “modus operandi” a la hora de llevar a cabo una investigación, el que ha llamado “método made in Pulitzer”.

El método ‘made in Pulitzer’

Entre los consejos de Ocaña destacaron algunas premisas como la aplicación del “relato a la americana”. El periodista explicó cómo este estilo no tiene tanto que ver con las películas como con intentar contar las historias con la misma pasión y enganche con los que un señor de la teletienda vende unos cuchillos.

Otras de las claves del método que Tomás Ocaña trajo consigo fue “la seguridad jurídica” o, lo que es lo mismo, tener siempre a un abogado al lado para que el trabajo quede lo más blindado posible de cara al momento de la demanda. “Porque te demandarán”, aseguró el periodista entre sonrisas.

Durante la conferencia, Ocaña ilustró al público con otros trucos que a él le dio la experiencia, como “entrevistar al que sabe, no al que sale”: “En las facultades te enseñan que, si puedes, siempre es mejor entrevistar al ministro. Yo prefiero hablar con el que hizo la operación, redactó la ley, etc”.

El profesional de medios fue dando pinceladas a cada consejo ofreciendo ejemplos vividos por él durante su carrera, la cual desarrolló en su mayor parte en Univisión Investiga, equipo de la cadena de televisión estadounidense junto al que sacó a la luz relatos históricos, como la construcción del imperio del narcotraficante mexicano Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán.

Otras de las herramienta que ha ayudado a Ocaña a blindar su trabajo y conseguir siempre productos de claridad “sin fisuras” es lo que él ha llamado “el abogado del diablo independiente”. Esto no es más que la entrega de la investigación a otro profesional para que “lo eche abajo” antes de ser publicado, de forma que compruebe su firmeza.

Ocaña aseguró que es un momento del trabajo muy duro: “Más aún cuando el que lo hace es tu jefe, el premio Pulitzer Gerardo Reyes (en Univision Investiga)”, comentó, jocoso.

Participación en los Papeles de Panamá

El periodista también dedicó algunos minutos para hablar del que probablemente sea su hito con más repercusión hasta la fecha: la participación en los Panama Papers, una de las mayores filtraciones de documentos de la historia, que estalló en 2016. Más de 11,5 millones de archivos del bufete panameño Mossack Fonseca destaparon la participación en paraísos fiscales de más de 140 políticos y altos cargos de todo el mundo gracias al trabajo colaborativo de más de 300 periodistas y un centenar de medios de comunicación.

Tal fue la importancia de este hito que Netflix se hizo eco este año con el lanzamiento de la película “The Laundromat”, una representación bastante fidedigna de aquella historia, según el testigo de primera mano Tomás Ocaña. Uno de los aspectos que más destaca de tal experiencia es el ejercicio de lealtad que desempeñaron los más de 300 periodistas que colaboraron en el proyecto. Todos guardaron el secreto y la exclusiva hasta el último momento: “Mi madre se enteró por la radio de que yo había trabajado en la historia que llenaba todas las portadas”, narró el reportero.

The Facto y El Cañonazo

Para Ocaña, uno de los objetivos fundamentales del periodismo actual debe ser “contar las historias de forma diferente”, puesto que los jóvenes ya no ven el telediario. Para ello surgió el matrimonio de la productora que él mismo fundó cuando volvió a España en 2017, The Facto, con El Cañonazo Transmedia.

“Estoy aprendiendo mucho, nos reunimos y salen una treintena de proyectos. Hay veces que escucho sus propuestas y me quedo sin palabras porque, sinceramente, no sé si es una estupidez o una genialidad”, comentó Ocaña, ya en una conversación junto al director de El Cañonazo Transmedia, Roger Casas-Alatriste. “Y he de decir que la gran mayoría de las veces es una genialidad”, expresó el periodista, a modo de “teaser”.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *